Desde hace unos años – más o menos en los que el tema de las denuncias por maltrato machista empezó a ser público y a generar incomodidad por sus altas cifras, así como por los motivos por lo que esas mujeres son agredidas (física, social, sexual, económica y moralmente…) unas voces reaccionarias han empezado a sembrar la semilla de la duda y discordia haciendo dudar de cualquier mujer que se acerque a una comisaría a denunciar un maltrato. 

A la sociedad en general le gusta la polémica, la prensa amarilla y el salseo, por lo que le han dedicado horas de televisión a debatir si esto existe o no, y es una plaga morada de amargadas vengativas. 

Por la forma que nos gusta investigar en los temas empezamos a preguntarnos ¿Qué es exactamente una Denuncia Falsa?

Según el artículo 456 del Código Penal en su Capítulo V de la Acusación y denuncia falsa y de la simulación de delitos : 

  1. Los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, imputaren a alguna persona hechos que, de ser ciertos, constituirían infracción penal, si esta imputación se hiciera ante funcionario judicial o administrativo que tenga el deber de proceder a su averiguación, serán sancionados:

1.º Con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito grave. 

2.º Con la pena de multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito menos grave. 

3.º Con la pena de multa de tres a seis meses, si se imputara un delito leve. 

  1. No podrá procederse contra el denunciante o acusador sino tras sentencia firme o auto también firme, de sobreseimiento o archivo del Juez o Tribunal que haya conocido de la infracción imputada. Estos mandarán proceder de oficio contra el denunciante o acusador siempre que de la causa principal resulten indicios bastantes de la falsedad de la imputación,sinperjuicio de que el hecho pueda también perseguirse previa denuncia del ofendido. 

Art 457: El que, ante alguno de los funcionarios señalados en el artículo anterior, simulare ser responsable o víctima de una infracción penal o denunciare una inexistente, provocando actuaciones procesales, será castigado con la multa de seis a doce meses.

» (…)hasta que un juez diga: la denuncia que ha puesto esta señora no es real,(…)»

 Esto traducido al lenguaje “cristiano” quiere decir que no pueden perseguir a una «supuesta mujer que ha puesto una denuncia falsa» hasta que un juez diga: la denuncia que ha puesto esta señora no es real, ese delito no se ha cometido eso significa sobreseimiento (por falta de pruebas o por otra causa). Si de la denuncia que puso la mujer, los jueces o fiscales sospechan que se lo ha inventado para ganar algo, ellos pueden iniciar una denuncia contra la mujer para juzgarla por simulación. Pero, aunque ellos inicien o no inicien esto, el denunciado siempre tiene derecho a denunciar a la supuesta falsa victima maltratada 

Las denuncias falsas presentan un doble delito: 

  1. Un delito contra el correcto funcionamiento y el prestigio de la Administración de Justicia 
  1. Del honor de la persona a la que se le imputan los hechos falsos 

El que es acusado puede NO decir la verdad ni se le exige por juramento, ya que está amparado por un derecho constitucional, pero esto no quiere decir que pueda mentir y acusar de forma impune. Esto puede constituir otra denuncia falsa. Lo que puede es no hablar de aquello que vaya en su contra sin incriminar a nadie. 

También añadir que una denuncia falsa no es la que desestima el juez por falta de pruebas. Puede ser perfectamente cierto todo lo que se dice, pero en este país se prioriza la presunción de inocencia, por ello si no aportas pruebas suficientes no se puede continuar con el caso. Es como si a ti te roba tu vecino en tu tenderete del bajo, tu sabes que ha sido el porque le ves con tu sudadera con el pequeño roto en la manga, pero nadie puede corroborar que sea tuya ya que nadie se ha fijado en eso, podéis tener dos sudaderas iguales y además nadie ha visto como se roba. ¿Es menos cierto que te haya robado el hecho de no poder probarlo? Obviamente no, y tu denuncia no es falsa, pero no la puedes sustentar para que una persona desconocida acepte tu versión y no piense que es porque le deseas mal simplemente. El vecino te puede denunciar por denuncia falsa, pero también lo tendría que probar.  

Las denuncias por falsedad siguen el mismo proceso que el resto de las denuncias de otros campos (las de tráfico o robo, las cuales si son elevadas y han de haber sido desestimadas previamente). «No podrá procederse contra el denunciante o acusador sino tras sentencia firme o auto también firme, de sobreseimiento o archivo del Juez o Tribunal que haya conocido de la infracción imputada. Estos mandarán proceder de oficio contra el denunciante o acusador siempre que de la causa principal resulten indicios bastantes de la falsedad de la imputación, sin perjuicio de que el hecho pueda también perseguirse previa denuncia del ofendido.» (Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal.) 

Centrándonos en el tema que nos atañe y el que más controversia genera, nos hemos dado cuenta de que nadie tiene miedo si le acusan de robo falso cuando entra en un comercio, o de violencia si sale con los colegas… la gente solo se piensa y se mira con ojos recelosos a las denuncias de las mujeres contra a sus parejas masculinas. 

«(…)la gente solo se piensa y se mira con ojos recelosos a las denuncias de las mujeres contra a sus parejas masculinas. «

Empecemos con la introducción de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, la cual la tenéis analizada en el apartado de leyes de la web. 

A pesar de que haya personas que no les guste que exista dicha Ley, recordamos que es orgánica, es decir, que se deriva directamente de la constitución y sirve para ampliar y mejorar su aplicación. Está suficientemente bien justificada la necesidad de su existencia como para ponernos a dudad a estas alturas y para muestra su exposición de motivos: 

La violencia de género no es un problema que afecte al ámbito privado. Al contrario, se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión. Nuestra Constitución incorpora en su artículo 15 el derecho de todos a la vida y a la integridad física y moral, sin que en ningún caso puedan ser sometidos a torturas ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Además, continúa nuestra Carta Magna, estos derechos vinculan a todos los poderes públicos y sólo por ley puede regularse su ejercicio. La Organización de Naciones Unidas en la IV Conferencia Mundial de 1995 reconoció ya que la violencia contra las mujeres es un obstáculo para lograr los objetivos de igualdad, desarrollo y paz y viola y menoscaba el disfrute de los derechos humanos y las libertades fundamentales. Además, la define ampliamente como una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres. Existe ya incluso una definición técnica del síndrome de la mujer maltratada que consiste en «las agresiones sufridas por la mujer como consecuencia de los condicionantes socioculturales que actúan sobre el género masculino y femenino, situándola en una posición de subordinación al hombre y manifestadas en los tres ámbitos básicos de relación de la persona: maltrato en el seno de las relaciones de pareja, agresión sexual en la vida social y acoso en el medio laboral». (…)  

Los poderes públicos no pueden ser ajenos a la violencia de género, que constituye uno de los ataques más flagrantes a derechos fundamentales como la libertad, la igualdad, la vida, la seguridad y la no discriminación proclamados en nuestra Constitución. Esos mismos poderes públicos tienen, conforme a lo dispuesto en el artículo 9.2 de la Constitución, la obligación de adoptar medidas de acción positiva para hacer reales y efectivos dichos derechos, removiendo los obstáculos que impiden o dificultan su plenitud. 

La Ley pretende atender a las recomendaciones de los organismos internacionales en el sentido de proporcionar una respuesta global a la violencia que se ejerce sobre las mujeres. Al respecto se puede citar la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación sobre la mujer de 1979; la Declaración de Naciones Unidas sobre la eliminación de la violencia sobre la mujer, proclamada en diciembre de 1993 por la Asamblea General; las Resoluciones de la última Cumbre Internacional sobre la Mujer celebrada en Pekín en septiembre de 1995; la Resolución WHA49.25 de la Asamblea Mundial de la Salud declarando la violencia como problema prioritario de salud pública proclamada en 1996 por la OMS; el informe del Parlamento Europeo de julio de 1997; la Resolución de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas de 1997; y la Declaración de 1999 como Año Europeo de Lucha Contra la Violencia de Género, entre otros. Muy recientemente, la Decisión n.º 803/2004/CE del Parlamento Europeo, por la que se aprueba un programa de acción comunitario (2004-2008) para prevenir y combatir la violencia ejercida sobre la infancia, los jóvenes y las mujeres y proteger a las víctimas y grupos de riesgo (programa Daphne II), ha fijado la posición y estrategia de los representantes de la ciudadanía de la Unión al respecto. (…)” 

Todas las violencias son denunciables y han de ser perseguidas, pero de la misma manera que no hay que tratar todas las enfermedades con el mismo tipo de antibiótico, no hay que tratar todas las violencias iguales porque las causas que las derivan son diferentes. 

 

«(…)de la misma manera que no hay que tratar todas las enfermedades con el mismo tipo de antibiótico, no hay que tratar todas las violencias iguales porque las causas que las derivan son diferentes. «

Un delito de odio por homofobia no tiene su origen en el color de la piel, y hay una ley que castiga este tipo de crímenes (por ejemplo en Valencia es LEY 23/2018, de 29 de noviembre, de la Generalitat, de igualdad de las personas LGTBI.) De la misma manera un hombre que mata a su mujer por celos por ejemplo no es igual a un hombre que mata a una desconocida porque le ha atropellado sin querer y se ha dado a la fuga. Los motivos son diferentes y las leyes aunque no son perfectas, con tipologías contempladas. Otro ejemplo de la doble moral con la que se denuncia que todas las violencias son iguales es que en el caso de la violencia ejercida en los atentados terroristas de ETA que asesinó a unas 829 personas. En este caso nadie pone en cuestión la necesidad de una ley de protección Integral de las Víctimas del Terrorismo (que contempla apoyos, exenciones de tasa, tratamientos específicos en temas de vivienda pública…), así como unos tribunales y jueces formados específicamente en esta materia para juzgar con toda la fuerza a los asesinos y culpables así como que garanticen la máxima protección de las victimas (Ley 29/2011, de 22 de septiembre, de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo.). Pero con 1.032 asesinadas desde el 2003 en España y 276 huérfanos/as contados desde el 2012 aun ponen en duda la necesidad de tener una ley específica, con unos juzgados especializados y una protección y prevención concreta. 

1.PNG

Sin embargo para entender qué es la Violencia de Género y la necesidad de tomar todas las medidas posibles para su erradicación ( aunque nos gusta llamarlo mejor machista), tienes que tener claro que tradicionalmente y en general, a la persona que nace y se le asigna el género de mujer por su biología inicialmente, ha tenido a lo largo de la historia unos roles, exigencias y unas supuestas obligaciones marcadas por ese género que la han situado en una posición de sumisión, segundo plano, con unas obligaciones exigidas  para con el Marido/padre/hermano/sociedad que no eran recíprocas ni igualitarias . Cuando esa mujer decidía salirse de ese camino marcado a fuego y vara si no era bien visto por su círculo, era perseguida, vilipendiada y castigada física y psicológicamente. El sumun de esta violencia acaba con el asesinato, pero no podemos olvidar que la violencia machista se manifiesta de múltiples formas… y que no solo duelen los golpes como dice Pamela Palenciano. 

«(…)no solo duelen los golpes como dice Pamela Palenciano. «

Estas situaciones las cuales hasta hace muy poco eran vistas como “cosas de pareja” que debían de ser mantenidos en privado a menos que tuviera que ir el forense. Muy perezosamente la sociedad y el estado empezó a ver la necesidad de tomar medidas, tomando como impulso el asesinato de Ana Orantes en 1997 quemada viva por su exmarido después de contar su maltrato en Canal Sur. Una de las pocas veces en las que en aquella época se ponía cara y voz a la violencia y asesinato de una mujer por su pareja tras años de sufrimiento y denuncias.  

Las denuncias por violencia de género han de ser atendidas por personas que entiendan a qué se están enfrentando, en qué estado puede venir esa mujer, qué reacciones puede tener durante la entrevista y los protocolos que se han de seguir para garantizar su protección integral. No nos gusta hablar de colectivo vulnerable porque el “colectivo” en cuestión es casi la mitad de la población, pero como cualquier persona en una situación donde su integridad corre peligro hay que ajustarse a las causas para poder evitar las más funestas consecuencias. 

1.PNG

 

(Continúa en la Segunda Parte)

One Comment

  1. Pingback: ¿Y LAS DENUNCIAS FALSAS QUÉ? ( Parte 2) – Feminomenas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *