A continuación, os dejaremos una parte de un trabajo realizado para un experto de Agente de Igualdad que nos parece bastante interesante sobre unos temas tan candentes hoy en día como la conciliación familiar y laboral.

CONSECUENCIAS DE LA EQUIPARACIÓN DE PERMISOS ENTER EL EMPRESARADO COMO EN LA PLANTILLA:

La incorporación de la mujer al mercado laboral ha sido uno de los fenómenos socioeconómicos del siglo XX que ha modificado no solo la económía sino todos los aspectos de la vida de las personas. No obstante, a pesar de que parece que ha tenido un impacto empoderante y liberador a prioi para las mujeres, también ha traido precariedad, doble jornada, brecha salarial, reparto desigual del poder y de responsabilidades y muchas resistencias por parte de hombres a restructurar el nuevo orden familiar y laboral.

Para intentar compesar estas desigualdades estructurales, sobretodo desde la influencia del feminismo a las politicas sociales ( con el mainstreaming de género), se ha intentado crear una regularización que haga más igualitario el trato entre hombres y mujeres, en este caso, en el ámbito laboral.

Es cierto que ha habido una equiparación de permisos de maternidad y paternidad para formentar la conciliación laboral entre hombres y mujeres. No obstante, hay otras responsabilidades más allá de las primeras semanas del nacimiento del hijo/a (adopción o acogimiento). Dichas responsabilidades siguen recayendo en la mujer, y las consecuencias son las mismas que antes de la equiparación. Contratar a una mujer frente a un hombre en algunos puestos puede verse , por parte del empresario, como un empobrecimiento de su capital, ya que ella, por roles de género y por lo que se ha visto en los datos, considerará que después de  la baja, puede cogerse excedencia de minimo 1 año por cuidado ( baja que lo mas posible es que ellos no lo hagan), también acogerse a las reducciones de jornada por cuidado o lactancia, además de faltas por médicos, guarderías ect ect. Esto el empresario lo puede percibir como una futura baja de productividad por parte de ella, teniendo que compensarlo con la contratación de otra persona.

Con respecto a la plantilla, se presume que son ellas las que tienen la obligación de acogerse a las prestaciones para cudiar de sus hijos/as porque lo que se espera de ellas es que primero sean buenas madres primero, pero que en el  trabajo desarrollen su labor como si no tuvieran más responsabilidades (la doble jornada). Si en el caso de que sean los padres los que prefieran acogerse a las reducciones o excedencias por cuidado, lo más posible es que no sea bien visto, que choque con las estructuras predeterminadas, que pueda verse también como que no hay un compromiso con la empresa y con su trabajo, como una falta de interés e incluso como que es menos hombre. No obstante, también puede pasar el efecto contrario… se convierta en un “super papá”. Atribuyéndole valores mucho más positivos que a la madre si se hubiera acogido ella a los permisos. Para ella es una obligación, que si no lo desarolla se la puede ver como una “mala madre” en cambio el puede ser un “super papá”.

INFLUENCIA DEL CAMBIO EN LA CRIANZA DE LAS HIJAS E HIJOS

Si se consiguiese una igualdad y un reparto de tareas equitativo real, eso se transmitiría en la coeducación y enseñanza de los hijos e hijas. No asumirían que los roles de género son los que dictan cómo ha de ser una mujer u hombre para ser válidos en la sociedad, sino que el cuidado y las tareas del hogar así como el trabajo remunerado es una labor de todas y todos. Dentro del trabajo, es tan válido quedarse en casa cuidando como decidir estar en el mercado laboral, pero ha de ser una decisión consciente y no impuesta. Además, el resto de los miembros de la casa han de considerar las tareas domésticas como un trabajo más absolutamente necesario para poder vivir, ni más importante ni menos que el laboral.

Los valores que se transmiten con la equidad en los cuidados es importante a la hora de evitar perpetuar el sexismo en las generaciones venideras y la violencia de género. La familia es el primer sistema de socialización de un ser humano, por lo que las bases que se sientan ahí son las que posiblemente condicionen el resto de relaciones con diferentes áreas de la vida. Por ello, es de vital importancia que el niño/a al nacer, pueda tener un buen apego con ambos progenitores ( en caso de familias heteronormativas y biparentales), que la madre durante el parto y postparto se sienta apoyada por su pareja y note que la maternidad y paternidad son dos episodios de la vida que van a la par, de esta manera la recuperación será mucho más rápida y eso se notará en el clima general de la familia. Al hilo de este punto, no hay que olvidar que también influiría en los hombres a la hora de relacionarse con sus sentimientos y necesidades; al poder involucrarse en la crianza, puede disfrutar realmente de su paternidad, no minusvalorar las tareas de cuidado ( que puede ocurrir si no se experimentan), y que eso a la hora de trabajar pueda terciar en otros padres y madres que se encuentren en la misma posición ( un jefe que sabe lo que es el trabajo de cuidados, será mucho más flexible y comprensivo con sus subordinadas/os en el caso de necesitar apoyo en la conciliación). 

Extrayendo ideas de Emma Goldman sobre la maternidad al hilo de los permisos, ejercer una maternidad y una paternidad desde la absoluta libertad e igualdad (sin el encorsetamiento de imperativos de género o el posible empobrecimiento de la no producción de capital durante los permisos entre otros condicionantes) es de obligación para crear una ciudadanía más respetuosa, equitativa y justa. La emancipación de la mujer no debe de ser el eje de la balanza entre la vida laboral y la vida familiar de la sociedad. La emancipación real de la mujer tiene que posibilitar poner en relevancia su humanidad, es decir, ser más que un medio de reproducción sexualizado que si quiere distinguirse en una profesión, lo ha de hacer a cosa de su bienestar físico y mental como castigo.

En realidad , un “pequeño cambio” como puede ser una buena legislación de los permisos a la par de una promoción en la asunción de responsabilidades por igual de la población, puede crear un efecto dominó, que si bien no cambie la sociedad, si que sea un paso más hacia un mundo más igualitario donde las relaciones familiares, el apoyo mutuo y la libertad de elección se impongan a la produción, al privilegio por sexo y al capital.

Bibliografía:

  • Goldman, Emma. Feminismo y Anarquismo. Enclave, 2017. Print.
  • CSIF: Central Sindical Independiente y de Funcionarios . n.d.
  • INE: Instituto Nacional de Estadística. 2021
  • Cuidado de hijos en relación con la actividad Laboral Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social 2018
  • Brecha Salarial. Mujeres en red. 2018
  • El feminismo no consiste en cuidar de Tasia Aránguez Sánchez. Tribuna Feminista. 2020
  • Hombres por la Igualdad www.ahige.org .2020
  • Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de  la  igualdad  de  trato  y  de  oportunidades  entre  mujeres  y  hombres  en  el  empleo y la ocupación.
  • Real Decreto 295/2009, de 6 de marzo, por el que se regulan las prestaciones  económicas  del  sistema  de  la  Seguridad  Social  por maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural
  • Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación.paternidad
  • Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *