GS SEGUNDA PARTE: NUESTRA FEMINÓMENA OPINIÓN

Como el tema es bastante complejo y largo vamos a exponer nuestra opinión por puntos.

  1. Los ataques ideológicos

Cada vez que se da una opinión a favor o en contra de la gestación subrogada (GS) surgen diversos debates y discusiones, algunos constructivos y otros no tanto. Primero, hay que recordar que tu libertad de expresión acaba donde empieza la de los demás. Por propia experiencia, sin haber publicado ningún artículo sobre este tema, solo con anunciarlo, se han producido  descalificaciones personales al dejar intuir que no estábamos a favor completamente de la técnica tal y como está actualmente conceptuada. En las discrepancias que pueden surgir en las redes sociales, siempre es más fácil atacar a la persona que al argumento.

Tenemos asumido que el tema de la gestación subrogada es complejo y sensible. Coloquialmente suele tratarse de forma superficial y frívola. Sin embargo, tras una investigación exhaustiva creemos que la GS trata temas muchos más profundos que van más allá de si podemos tener hijos o no.

 

  1. Legislación

La gestación subrogada ha sido una revolución a la hora de entender la maternidad y la gestación, teniendo un profundo impacto directo en sus protagonistas.

Las personas partidarias de la GS sostienen que es una técnica que ayuda a solucionar un problema reproductivo y sus detractores reflexionan sobre los casos donde se pueden violar derechos humanos y que se den dilemas éticos de difícil solución satisfactoria.

Pero, ¿qué dice la legislación actual acerca de la GS?

Internacional

  • En el marco internacional tenemos que destacar la Declaración universal de los derechos humanos y su relación con la GS. De acuerdo con el artículo 1 de dicha declaración todos somos libres e iguales en dignidad y derechos. Esto es algo que se ratifica en los principios de Yogyakarta donde se establece que los derechos humanos son universales, complementarios e indivisibles, y por ello, la orientación sexual y la identidad de género no deberían ser motivo de discriminación y abuso. Esto entra en conflicto con la prohibición que algunos países realizan a parejas del mismo sexo que desean llevar a cabo procesos de GS. Los derechos de las personas no heterosexuales pueden verse vulnerados al permitir a las empresas de estos países publicitarse. Pero queremos aclarar que el derecho del que hablan es a poder formar una familia sin discriminación alguna, pero no dicen en ningún momento que si deseas tener descendencia biológica te tengan que conseguir un bebé a cualquier precio.
  • En 1989 la ONU aprobó la Convención sobre los Derechos del niño, donde se establece que todas las acciones se han de hacer por el interés superior del menor en su artículo 3.1. En el artículo 24.2 d y e se quiere asegurar la atención sanitaria a las madres durante y después del parto y promover las ventajas de la lactancia materna y en el 35 se prohíbe la venta o trata de niños/as de cualquier forma y fin. Sin embargo, estas empresas garantizan que no habría lactancia por parte de la gestante al bebé para minimizar cualquier vínculo que pudiera producirse.
  • En el 2000 adopta el Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía. En su artículo 2 define venta de niños “todo acto o transacción en virtud del cual un niño es transferido por una persona o grupo de personas a otra a cambio de remuneración o de cualquier otra retribución”.

En este punto, no podemos pasar por alto que lo que se pretende en la GS es que una persona geste un niño y se trasfiera a otra a cambio de remuneración o de otro tipo de ganancia. Nos llama la atención la flexibilidad con la que se puede pensar en la gestación subrogada y sin embargo los casos de compra-venta de bebés en la época franquista en España son ampliamente repudiados. ¿La diferencia es el engaño a las madres? ¿Qué pensamientos generan los casos de GS en la India donde claramente existía una explotación y se tuvo que prohibir la HS Internacional en 2015?

Existen personas que mantienen una opinión según la cual, al carecer el bebé de vínculo genético con la gestante, no se trataría de un acto de compraventa sino de la prestación de un servicio. Esto sin embargo lleva a preguntarnos si estaríamos hablando de un acto de compraventa cuando si se usa el material genético de la gestante.

Como contrapunto, si podemos pensar que prohibir la GS puede fomentar el tráfico ilegal de la técnica con consecuencias nefastas. Que no haya un control sobre la salud de la madre gestante o del bebé, que éste quede en desamparo si se produce un conflicto de intereses, estafas, tráfico humano….

Si esté regulado o no va a seguir existiendo la GS, quizá si es verdad que puede ser necesario que haya una regulación para intentar proteger el interés superior del menor y la integridad física y moral de las posibles mujeres gestantes que dejarlo a la posibilidad de un negocio en negro.

  • En 1979 la ONU realiza la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer CEDAW. En su artículo 4 reconoce que las medidas encaminadas a acelerar la igualdad en todos los aspectos no serán discriminatorias. Por lo que la protección a la mujer en los casos en los que haya una especial relevancia por su sexo, son lícitas. En su artículo 6 se prohíbe todas las formas de trata y exportación a la mujer. Para algunos detractores de la GS, el uso del vientre a modo de mero objeto gestacional instrumentaliza a la mujer para procurar satisfacer el deseo de otra persona. Esto se ve reforzado por las acciones legislativas llevadas a cabo por países como la India, donde en 2015 se prohibió la GS internacional. Esto estuvo motivado por el hecho de que la India se convirtió en un mercado donde se explotaba a las mujeres pobres, las cuales gestaban hijos para padres con más recursos. Otros países como Tailandia, Nepal, Camboya o Vietnam también violaron la legislación en materia de derechos humanos de la mujer.
  • La Conferencia de la Haya sobre el Derecho Internacional privado HCCH está actualmente investigando la GS, pero debido a la dificultad del tema aún no se ha llegado a ninguna conclusión. Sin embargo, en su informe de 2015 ya se alerta sobre las posibles violaciones de los derechos humanos en la GS internacional: El abandono de niños/as por parte de los padres intencionales por razones de salud o preferencia de sexo 2. La inadecuación de los padres intencionales par a ser padres y el riesgo de tráfico de niños/as (se piden test psicológicos a las gestantes para ver si son idóneas, pero no a los padres intencionales que pagan y así comprobar si son válidos para responsabilizarse de una vida, como si ocurre en la adopción y el acogimiento )3. El derecho del niño/a conocer sus orígenes genéticos y biológicos 4. Los problemas relativos a la libertad del consentimiento de las gestantes y 5. Las malas prácticas por parte de los agentes intermediarios de la subrogación (empresas).

Europa

  • En el Consejo europeo continua el debate entre los defensores de cada uno de los principales argumentos entorno a la GS, los que sostienen que la GS falta a los derechos de las mujeres y de los niños/as; y los que entienden que los derechos de las mujeres y los niños/as pueden tener un punto en común con los deseos de los posibles padres.
  • La Unión Europea en 2014 hizo el Informe anual sobre Derechos Humanos y Democracia en el mundo donde condena la GS, porque dice que es contraria a la dignidad humana de la mujer, ya que su cuerpo y sus funciones reproductivas se utilizan como una materia prima (…) y con fines financieros o de otro tipo, en particular en el caso de las mujeres vulnerables en los países en desarrollo, y pide que se examine con carácter de urgencia en el marco de los instrumentos de derechos humanos.
  • En los Informes posteriores se sigue debatiendo la GS, pero no considera que haya que revisar la posición que ya emitió en 2014.

 

Nacional

La GS en España está prohibida por la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida en su artículo 10

  1. será nulo de pleno derecho el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o de un tercero.
  2. La filiación de los hijos nacidos por gestación de sustitución será determinada por el parto.
  3. Queda a salvo la posible acción de reclamación de la paternidad respecto del padre biológico, conforme a las reglas generales.

Como consecuencia de la existencia de esta ley, si una persona desea traer a su bebé por GS, ha de registrarlo como “hijo/a biológico por infidelidad” por parte del padre y ser adoptado por la madre de intención. A pesar de existir esta prohibición explicita en nuestro país se organizan periódicamente ferias en las que empresas de otros países publicitan la GS a través de paquetes y ofertas.

  • En la Constitución Española hay varios artículos relevantes para la GS que iremos haciendo referencia en el resto de los puntos.
  1. Art 14 habla de que toda la ciudadanía española es igual ante la ley sin discriminación alguna. En realidad no es un derecho fundamental, los únicos son los que van desde el art.15 al 29, por ello deducimos que, la gestación subrogada de la forma actual concebida, solo pueden tener acceso las personas con dinero.
  2. Art 39 asegura que los poderes públicos velarán por la protección social, económica y jurídica de la familia y la protección integral de los hijos/as.
  3. Artículo 43, que reconoce el derecho a la salud. El estado ofrece la posibilidad de ayudarte a tener hijos si tu salud no lo permite. Esto no significa que el estado tenga la obligación de garantizar que tú tengas un hijo/a, como si ser padre fuera un derecho. Se padre es un deseo. Esto es algo sobre lo que se profundizará en próximos apartados.

 

  1. Los eufemismos

Los términos utilizados para referirse a la GS y a diferentes términos asociados con esta varían en las distintas webs de GS. La intención de estas variaciones es evitar los términos que puedan sonar más “rudos” e inhumanos. Las palabras influyen a la hora de hacernos una idea u opinión sobre algo, por ejemplo, no es lo mismo decir “reformas estructurales “ que “recortes”. En los debates bioéticos de la GS suele surgir éste tipo de cuestiones con términos como “vientres de alquiler”, “maternidad por sustitución”, “gestación subrogada” o “Madre de alquiler” ect.  En resumidas cuentas, todos esos términos describen un proceso con el cuál se pretende contratar a una mujer con un útero viable para que incube un embrión de manera satisfactoria y que al parir se lo entregue a otra persona. Esta conceptualización se basa en la idea de que se podría dividir el vientre de la mujer del resto de su persona sin atender a la complejidad del ser humano.

  1. El concepto de familia

 Es el tema principal que refuerza a los que creen que tener hijos es un derecho, ya que en la legislación se habla del concepto de familia como un derecho para todo ser humano sin importar su orientación o clase social. Pero, ¿Qué es una familia?

Según la RAE: 1. Grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas o en lugares diferentes, y especialmente el formado por el matrimonio y los hijos.

Biológicamente hablando es un grupo de personas emparentadas genéticamente entre sí o unidos por matrimonio. Por ejemplo, Una pareja de mujeres, es una familia. Un hombre que vive con sus padres mayores es una familia o Dos hombres, dos niños y su perro, también es una familia. Por lo que el derecho es poder tener esa vinculación con alguien, ya sea mediante matrimonio o, de hecho, por descendencia o por compartir genes en caso de primos, tíos, hermanos…

Esto no es lo mismo a tener derecho a tener descendencia genética, como si de un derecho de posesión necesaria se tratase.

Cuando se habla en todos los tratados, leyes, declaraciones, principios del derecho a una familia, se refiere a poder establecer esos vínculos con tus allegados sin que nadie te lo impida.  Un ejemplo en nuestro país es la ayuda a los extranjeros residentes en España para unificar a la familia que permanece en el país de origen. Los poderes públicos han de hacer efectivos esos derechos como así se recoge en el artículo 9.2 de la Constitución Española “Le corresponde al estado hacer efectiva y real sus libertades y remover obstáculos que dificulten su plenitud”.

El concepto de familia ha sufrido grandes cambios. En la actualidad ya no nos referimos al modelo tradicional formado por padre, madre, hijos/as o abuelos/as viviendo en una casa, si no que existen tantas concepciones de familia como personas en el mundo. De esta manera, el derecho a tener familia no se limita a tener hijos. Es importante resaltar que tener hijos/as es un deseo no un derecho.

El deseo de tener hijos/as no garantiza que ese hijo será querido, respetado o cuidado. El deseo de tener hijos requiere de una profunda reflexión para asegurar que se llevará a cabo una parentalidad positiva.

  1. Tener hijos es un derecho o un deseo

El derecho según la RAE es la facultad del ser humano para hacer legítimamente lo que conduce a los fines de su vida o la facultad de hacer o exigir todo aquello que la ley o la autoridad establece en nuestro favor, o que el dueño de una cosa nos permite en ella. Y deseo (desear) es Aspirar con vehemencia al conocimiento, posesión o disfrute de algo. Anhelar que acontezca o deje de acontecer algún suceso.

Los derechos fundamentales del ser humano vienen reconocidos en la legislación citada en el punto 2 y como hemos comentado no se enuncia el derecho a tener descendencia genética, pero si el derecho que los niños y niñas tienen a formar parte de una familia.

Los seres humanos tenemos derecho a la vida, a la igualdad, a la libertad y seguridad, al trabajo, a expresarnos, a la libertad de tránsito, de culto, a la justicia, a nuestra sexualidad, a tener tantos hijos e hijas que queramos, pero entre todos estos derechos no se encuentra el de tener descendencia como un imperativo legal.

Hay quienes para legitimar la GS quieren equiparar el derecho a formar una familia con el derecho a tener hijos.

Ninguna persona puede ser la posesión de otra, porque esto significaría que la persona poseída podría ser gestionada a la voluntad de la poseedora. Tratar de convertir el deseo de tener hijos en un derecho supone la violación de la libertad, dignidad e integridad humana e iría en contra de cualquier ley anteriormente citada. Y precisamente esta idea misma va en contra de cualquier ley que hayamos citado y de la dignidad e integridad humana misma

La conversión de ese deseo en derecho supondría que, de acuerdo con el artículo 9.2 de la Constitución Española, el estado tendría que garantizar que se cumpliera el deseo de todas las personas que quieren tener descendencia y no puedan por medios naturales.

Además, si el deseo de ser padre no se viera contentado con la adopción, el estado tendría que regular el sistema de GS. Pero para ser coherente con el resto de la legislación estatal, la GS debería ser altruista, sin embargo ¿Qué ocurriría si no hubiera el número necesario para satisfacer a todos los demandantes? ¿Se tendrían que traer “voluntarias” desde fuera de España? ¿Y si no hay tantas mujeres altruistas como para cubrir los derechos de todas las personas que lo exigen? ¿Sería lícito Regularlo como una forma de trabajo que permitiera cubrir toda la demanda para cubrir toda la demanda? A algunas de estas cuestiones ya se han enfrentado países como Canadá y Reino unido donde la GS se realiza de manera altruista. En estos países se carece del número suficiente de voluntarias y muchas veces sus habitantes se dirigen a otros países donde se comercializa. Otra opción sería optar por el sistema reproductivo descrito en la novela distópica “El cuento de la criada”, pero parece algo descabellado ¿no?

  1. ¿Está todo el mundo preparado para tener hijos o hijas?

Las webs de gestación subrogada ponen de relieve en su discurso que las gestantes pasarán muchos test psicológicos y pruebas médicas. A esto se le suma el hecho de que existen requisitos específicos para asegurarse que entiende que va a ocurrir, y que se mantendrá los suficientemente equilibrada durante el proceso. Sin embargo, las webs no comentan de forma tan detallada sobre la idoneidad de los padres y madres intencionales. El único requisito que parecen exigir es si tienen el dinero suficiente para pagarlo o no… y ya si eso algo más.

En la adopción o en el acogimiento familiar, los padres y madres siempre pasan unas valoraciones para cerciorase de que están preparados a todos los niveles para asumir la llegada de un nuevo miembro familiar ya sea permanente o no. Entonces, ¿Por qué a pesar de tratarse de un proceso similar (convertirse en padres), es diferente la valoración que se lleva a cabo? ¿Es el dinero quien lo condiciona? ¿Todas las personas están preparadas para tener hijos, sólo porque puedan mantenerlos?

  1. La gestación subrogada Altruista VS Comercial

Según la RAE:

Altruismo: 1. m. Diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio.

  1. Fenómeno por el que algunos genes o individuos de la misma especie benefician a otros a costa de sí mismos.

Solidario: 1. Adherido o asociado a la causa, empresa u opinión de alguien.

Voluntario: 1. Dicho de un acto: Que nace de la voluntad, y no por fuerza o necesidad extrañas a aquella.2. Que se hace por espontánea voluntad y no por obligación o deber.

Ley del Voluntariado en España definido en el BOE dice así :

  1. a) Que tengan carácter solidario.
  2. b) Que su realización sea libre, sin que tengan su causa en una obligación personal o deber jurídico y sea asumida voluntariamente.
  3. c) Que se lleven a cabo sin contraprestación económica o material, sin perjuicio del abono de los gastos reembolsables que el desempeño de la acción voluntaria ocasione a los voluntarios

Como comentamos en la primera parte, la GS puede ser comercial o altruista. Los españoles/as que quieran tener hijos/as de manera altruista mediante esta técnica sólo podrían llevarla a cabo en Canadá o algunos estados de USA.

Ya sea en una u otra forma las webs quieren garantizar que la motivación principal sea altruista, aunque se pueda recibir dinero. Esto pretenden garantizarlo a través de la administración de una serie de test donde se aseguran de que ese dinero no sea imprescindible para sobrevivir. En el caso altruista al no recibir compensación por su labor si puede parecer que eso se garantiza, pero en el caso de la comercial no, y además puede llegar a ser una vía para la explotación de mujeres como ya hemos mencionado anteriormente.

Que una mujer no necesite una determinada cantidad de dinero para sobrevivir pero que lo desee para pagarse unas vacaciones, la universidad a sus hijos o tener un coche no garantiza que su principal motivación sea de carácter altruista, pero tampoco indica una necesidad vital. En estos casos se puede argumentar que existe la libre decisión de una mujer a usar su cuerpo como quiera para obtener dinero. Este argumento también surge en el debate generado acerca de la prostitución, y sirve para obviar el enriquecimiento que logran las empresas intermediarias, y la verdad latente: muchas mujeres no serían gestantes o prostitutas si pudieran conseguir el dinero de otra forma. Por ello, y como se ha demostrado, la retribución económica resulta muy atrayente y se encarga de surtir a las empresas de mujeres que sostengan su negocio. El intercambio de un dinero para alquilar su cuerpo y así satisfacer los deseos de personas adineradas. Si fuera solamente altruista ¿Podría ser un negocio sostenible para todas las empresas que hay a nivel mundial?

En el caso de recurrir a la GS de manera altruista parece que se puede garantizar que la mujer es plenamente libre de llevar a cabo el proceso. Sin embargo, debemos preguntarnos hasta qué punto esto es cierto. En muchas ocasiones al haber menos “voluntarias”, las propias personas con recursos se pueden ir a otro país pagando, para evitar la larga lista de espera. ¿Entonces qué prima más en la GS, buscar el altruismo absoluto o acortar los tiempos y problemas de los padres/madres de intención?

Cuando tu ofreces tus recursos en pos de un fin con o sin retribución en general, no consideramos que seamos un puro instrumento en las manos de quien nos integra en su plantilla, eso solo sucede en condiciones abusivas y de explotación. Es más, en las empresas con las leyes que regulan la prevención de riesgos, se intenta asegurar que en ningún momento la persona voluntaria/trabajadora pueda tener daño alguno. De ser sí algo en el sistema falla. Pero en la GS es imposible asegurar al 100% que la mujer no sufra algún problema, aunque se intente atar en el contrato para evitar consecuencias legales, y si es comercial, asegurar que no se promueva una explotación.

Otro de los motivos por los cuales la GS altruista puede no ser una vía tan garantista es que la mujer no hace un “voluntariado durante un rato” y se va a su casa, sino que presta un servicio 24h/7días durante nueve meses. Esto es una labor más costosa en todos los aspectos que cualquier voluntariado o trabajo remunerado.

  1. Las empresas, la mujer gestante y los padres/madres intencionales

En cualquier modelo de GS hay un conflicto de intereses entre la gestante, los padres/madres de intención y la empresa. Ningún contrato puede satisfacer 100% a las partes ya que cada uno se preocupa de sus propios intereses.

La gestante actúa por sus propio beneficio. Si se constata que obra de manera totalmente desinteresada suele ser, en general, porque tiene algún tipo de relación con los padres/madres de intención. En este caso se puede considerar que su interés es proteger la felicidad de esa persona con la que tiene un vínculo afectivo. Por el contrario, si este tipo de relación no se da, la gestante querrá:

  • Reducir al mínimo su implicación emocional.
  • Obtener el máximo beneficio económico, en caso de tratarse de gestación subrogada comercial.
  • Mantener el control sobre su vida y el proceso.
  • Reducir los riesgos para su salud.

En cambio, Los padres/madres de intención por su parte querrán:

  • Un hijo/a sano/a.
  • Controlar a la gestante para garantizar que ésto sea posible.
  • Sentirse partícipes del proceso y poder decidir en aspectos importantes como: el número de embriones, si existe la necesidad de llevar a cabo un aborto, el tipo de alumbramiento, alimentación, controles…
  • Asegurarse que se lleva a cabo de la forma más económica posible en el caso de tratarse de GS comercial.
  • Tener garantía de obtener lo que han pagado a la empresa en ambos tipos de GS.

Los deseos de la gestante y la de los padres o madres intencionales pueden ser diferentes. ¿Cuáles han de imponerse y prevalecer? ¿Los deseos de los padres intencionales porque han pagado? ¿Lo que se recoge en un contrato que se firmó en un contexto diferente al actual? ¿Lo que decida la gestante porque es quien está realizando la mayor parte del trabajo?

Las empresas buscarán siempre el máximo beneficio al menor coste para mantener un modelo de negocio rentable y sostenible. Para ello, informará de los aspectos más atractivos a los padres de intención y tratará de minimizar o silenciar los más controvertidos. Además, necesitan mujeres “voluntarias” por lo que algunas empresas decidirán poner una recompensa por las molestias y otras apelarán a la parte emocional de la maternidad. Sin “Material de producción” no hay producto.  Algunas empresas utilizan técnicas de mercadotecnia para hacer que el proceso resulte más atractivo. Estas empresas ofrecen paquetes económicos, paquetes con todo incluido, modalidad VIP etc. Esto permite a los padres de intención enmarcarse en una categoría en función del dinero que estén dispuestos a gastar en el proceso.

Como se ha explicado en párrafos anteriores, se establece un contrato en el que se recoge la pertenencia de embrión/futuro bebé a los padres de intención y el procedimiento ante cualquier otra situación susceptible de ocurrir durante el proceso. A pesar de que el embrión/feto/bebé pertenece a los padres de intención de acuerdo con el contrato firmado, durante los 9 meses del proceso y el parto será la gestante quien se responsabilizará de él. Por lo que si en algún momento hubiera un problema que el contrato no lo solucione o no satisfaga a las partes, puede estar el futuro bebé en una situación de ausencia legal.

En algunos países para tener la tranquilidad de que el bebé siempre este a la responsabilidad de alguien se establece que la gestante será la madre hasta que nazca y tras esto, se puede asignar la filiación a los intencionales. De esta manera en teoría, se evitaría la explotación de la gestante y la reducción a una mera incubadora humana. También se promueve su participación activa y se establece un trato más humano a todas las partes implicadas.  A pesar de esto nos encontramos ante un proceso semejante a la compra de un ser humano, en el que se paga a una empresa, y en ocasiones a la gestante, por la entrega de un bebé.

Este planteamiento puede llevar a la cosificación de la gestante. Muchas webs de GS comercial publicitan sus servicios resaltando la posibilidad de elegir las características de la gestante, el contexto del embarazo y parto. Algunas webs incluyen fotografías de las potenciales madres por GS.

  1. El interés superior del menor

El ISM es un conjunto de acciones y procesos enfocados en garantizar un desarrollo integral y una vida digna. Para hacer efectivo esto, se establece una serie de leyes internacionales y nacionales en las que se dota de derechos y deberes a los niños/as. Entre ellos está es el derecho de los y las menores a conocer sus orígenes Desde el punto de vista de Feminómenas, los padres y madres son aquellas personas que cuidan, educan, atienden y aman a sus hijos e hijas independientemente de si son biológicos o no.

Continuando con el punto que nos ocupa, en España si el material genético utilizado para llevar a cabo el proceso de GS, es de los padres y madres intencionales no existiría problemas para que el menor cumpliese con su derecho a conocer sus orígenes., pero ¿qué ocurre si hay otra persona quien aporta el material para poder crear el embrión?

Según la Ley Española 14/2010, de 27 de mayo, de los derechos y las oportunidades en la infancia y la adolescencia en su artículo 30, los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a conocer su origen genético, padres, madres y parientes biológicos y otros parientes. Tienen derecho también a solicitar a las administraciones públicas la documentación que les permita acreditar su identidad.

Imaginemos el caso de unos padres por GS, en la cual sólo aporto material genético el padre, que deciden contara su hijo/a cómo nació. Como hemos explicado en el punto 2, el menor habría sido registrado como producto de una infidelidad paterna y habría sido adoptado por la madre. Por lo tanto, de acuerdo con esta ley el menor tendría derecho legal a conocer a su madre genética y solicitar todos los datos posibles. Pero ¿qué pasaría si los padres y madres intencionales nunca le dijeran nada a sus hijos o hijas?… ¿No estarían incumpliendo un derecho?

Otro punto que pondría en duda el ISM sería el concepto compraventa de bebés del que ya hemos hablado, así como el riesgo del tráfico de niños. En la Convención sobre los Derechos del niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y utilización de niños en la pornografía del 2000 Se hace una definición de compraventa en la que se podría enmarcar la GS, puesto que se trata de una situación en la que se paga a una persona para desprenderse de un bebé al que se ha dado a luz.

Otros de los riesgos para los menores es su cosificación. Algunos padres o madres de intención pueden llegar a ver al menor como un objeto que tiene que satisfacer sus deseos. Esto puede llevar a que se usen determinadas técnicas para garantizar que el bebé cumpla con sus expectativas:  seleccionar su sexo, cualidades etc.

  1. Privilegio de clase

Más allá de todas las implicaciones éticas y morales que la GS tiene, queda patente que es una técnica de un coste elevado.  La GS es una opción para personas que buscan descendencia y cuentan con un nivel económico alto. Estas personas necesitan ser conscientes de todo el esfuerzo material, temporal y personal que implica y tener recursos para afrontarlo. Es por lo que no se trata de una opción para todas las personas.

Los padres de intención que tienen una situación económica elevada pueden acceder a los servicios que deseen, desde solicitar uno, dos o tres bebés hasta adquirir packs que aseguren una estancia más cómoda en el país de origen de la gestante mientras se desarrolla el embarazo y parto.

Por lo tanto, la GS parece convertirse en una técnica que sirve para potenciar y perpetuar los privilegios de una clase elevada sobre otra. Como hemos destacado en el punto 7, la libertad de la mujer para convertirse en gestante no debería estar condicionada por la imposibilidad de acceder a otras formas de ganar dinero. Quizás debemos preguntarnos cuál es la situación económica de los principales países en los que se desarrolla esta técnica o cuál es el estatus de las mujeres gestantes.

¿Las empresas no estarían haciendo un uso emocional de la maternidad y paternidad para poder generar beneficios, pero solo de aquellos que tuvieran el privilegio costeárselo?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *